EL PODER DEL OTRO CINE
3 - 9 ABRIL 2014

Presentan primera película panameña sobre invasión estadounidense de 1989

Sabado, Abril 12, 2014

 

 La primera película que realiza un panameño sobre la cruenta invasión estadounidense de 1989, se presentó este domingo en Panamá.

Con la intención de crear una "memoria colectiva", se presentó una propuesta cinematográfica sobre el ataque de 1989, para derrocar al exdictador Manuel Antonio Noriega, aseguró el director de la cinta, Abner Benaim.

"Es la primera vez que un panameño hace un trabajo para la gran pantalla de la invasión estadounidense y el motivo de esto es crear un poco la memoria colectiva ahora que se van a cumplir 25 años", dijo Benaim a la AFP sobre el filme, una coproducción panameño-argentina, titulado "Invasión". "Todas las diferentes opciones están todavía abiertas, tanto las de pensar que fue un acto necesario o un acto terrorífico y la intención es poner eso en el plato y crear más preguntas que respuestas", añadió."Invasión", de 90 minutos, se estrenó este domingo en el Festival Internacional de Cine de Panamá.

La película combina entrevistas, en las que testigos cuentan como vivieron la invasión estadounidense, iniciada el 20 de diciembre de 1989, con diversas puestas en escena, aunque en ningún momento aparece Noriega. En la cinta, la leyenda panameña del boxeo, Roberto "manos de piedra" Durán, cuenta por ejemplo que él estaba "borracho" en un bar y cuando su esposa lo fue a buscar para llevarlo a casa no la creyó. "Yo pensaba que era mi mujer que no quería que siguiera gastando plata en el bar", dice Durán, quien también afirma que su familia lo tuvo que amarrar porque quería salir a "defender" a su país del ataque estadounidense."Fue tan vergonzoso todo que hubo gente que se quedó con ese dolor", dice por su parte el salsero panameño, Rubén Blades.

La cifra incierta de muertos y las intenciones de Estados Unidos de ocultarlos; las "mentiras" del gobierno de Noriega para engañar al ejército estadounidense; las aglomeraciones en las iglesias o el temor de los bomberos a salir "por el fuego cruzado", se tratan en la película.También se cuentan detalles de las últimas horas de un "abatido" Noriega antes de entregarse a las tropas de Estados Unidos el 3 de enero en la Nunciatura panameña.

Lo primero que pidió Noriega al llegar a la Nunciatura fue una cerveza, mientras que a su salida sacerdotes, monjas y hasta unos miembros de la organización vasca ETA le hicieron "guardia de honor", algunos entre lágrimas, según la obra. Según Benaim, en Panamá "lo que importa es que el negocio siga hacia adelante y hablar de muertos, sangre y tragedia no va bien con esa agenda, y contra esa indiferencia es con la que yo quiero luchar más que todo"